sábado, 23 de julio de 2011

Mi vida apesta.

¿Sientes que nada tiene sentido? ¿Que los días pasan y no le encuentras emoción a nada? ¿Que siempre te pierdes las mejores oportunidades? ¿Que Cupido envenenó tus flechas? ¿La suerte te da la espalda? ¿Sientes que tienes algo que decir pero nadie te escucha? ¿Sabes que puedes aportar muchas cosas buenas a la gente pero nadie te hace caso? ¿Que vales pero nunca puedes demostrarlo?

Todas y cada unas de estas preguntas son las que siempre me quiebran el alma.
¡¿POR QUÉ TENGO TAN MALA SUERTE?!
No lo entiendo en absoluto. ¿¡POR QUÉ LA GENTE ES TAN VERDADERAMENTE IMBÉCIL?! ¿¡POR QUÉ NO CONSIGO QUE NADIE ME ENTIENDA!? ¡¿POR QUÉ ME ODIA CUPIDO?! ¿Que mierda le he echo?

Odio lo que siempre me pasa: Me fijo en alguien, me abro a esa persona, lo pongo todo en el fuego y se me va todo a la mierda. Siempre llega antes otra persona que me cierra la puerta en las narices. Otra más lista y más rápida que tiene la facilidad de embaucar a la gente.

Detesto las relaciones amorosas de un mes que acaban en nada. Eso no son relaciones. Yo las he tenido y son una mierda. No quiero ni una más. Por eso dejé de ser como era, y ahora soy huraña, desconfiada y "paciente".
Me aburre la gente normal, y cuando encuentro a alguien que cubre mis expectativas alguien llega y me quita del medio. Como siempre. Y yo nunca hago nada porque a) Soy una rival débil b) No soy demasiado competitiva c) Siempre tengo TODAS LAS DE PERDER.

El amor no es una pizza de microondas, el amor que yo quiero probar es ese que se cuece a fuego lento, que al sacarlo del horno sabe mejor y más esponjoso después de una dura espera, el amor de microondas siempre termina sabiendo a comida precocinada, el amor de microondas nace de unos restos mal preparados y siempre termina en eso, en restos sucios y sin vida.


Siempre toco fondo y cuando me levanto me ocurre algo peor.
Esto es un asco, un verdadero y profundo ASCO.








Lo bueno siempre se hace esperar y aunque yo no sea lo mejor del mundo a mi parece que no me espera nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario